Su fractura fue una de las más impactantes que se han visto en unos Juegos Olímpicos y su audiencia fueron testigos de su dolor y sufrimiento.

Durante la ejecución de un salto, el gimnasta francés Samir Aït Said se fracturó su pierna izquierda, de tal manera que quedó colgando.

Después fue capaz de enviar un mensaje para agradecer las muestras de apoyo tras la lesión:

Aït Said reconoció la valentía de sus colegas para seguir en la competencia tras su lesión, de la cual no se sintió derrotado, ya que puso su mira en los Juegos de Tokio 2020. Asombrosa su determinación.