Luego de reunirse con el Secretario de Gobernación, el Gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, aseguró que son grupos de infiltrados los que intentan desestabilizar al Estado, esto después de los hechos violentos ocurridos el pasado domingo en Nochixtlan, Oaxaca, y de los diversos bloqueos y actos vandálicos suscitados en la región

En conferencia de prensa conjunta con Osorio Chong, Cué Monteagudo señaló que “en los últimos días la infiltración de estos grupos ha radicalizado los hechos e incrementado la violencia con la que ocurren protestas que tradicionalmente se venían desarrollando en forma pacífica y ordenada”.

Destacó que las afectaciones de las protestas y bloqueos en el sector hotelero reporta pérdidas por 150 millones y el restaurantero, 800 mil pesos diarios. En tanto que descartó su renuncia al cargo a raíz de este enfrentamiento.