La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó enérgicamente los hechos de violencia registrados en Oaxaca e hizo un llamado al Estado mexicano a promover un proceso de diálogo en el marco de la reforma educativa, que permita la búsqueda de una solución en el contexto de una sociedad democrática y con pleno respeto a los derechos humanos.

A través de un comunicado, el organismo internacional se congratuló por el establecimiento de una mesa de diálogo entre la CNTE y el Gobierno. Sin embargo instó al Estado mexicano a cumplir con su obligación de impulsar una investigación diligente sobre los hechos y a sancionar, de acuerdo a la ley, a las personas que puedan resultar responsables de las muertes registradas, además de otros hechos de violencia.

Por último la Comisión urgió al gobierno de nuestro país a adoptar las medidas necesarias para garantizar los derechos de las personas sujetas a su jurisdicción, a través de mecanismos eficaces y razonables de prevención.