De acuerdo con La Organización Mundial de la Salud, una mala alimentación y falta de verduras, frutas y fibra, puede incrementar la vulnerabilidad de las enfermedades inflamatorias intestinales.

Especialistas del sector salud explicaron que la enfermedad Inflamatoria Intestinal, se diagnostica en entre los 15 y 30 años, siendo ligeramente superior la prevalencia en hombres en el caso de Colitis Ulcerosa Crónica Idiopática y en el caso de las mujeres la Enfermedad de Crohn. Los principales síntomas son: dolor abdominal, pérdida significativa de peso, diarrea, fiebre y en algunos casos, sangrado rectal.

El tratamiento se basa en medicamentos de origen biológico que ayuden a las metas de control de la enfermedad así intervenciones para restaurar y mantener una nutrición adecuada, ya que, aproximadamente el 75% de los pacientes, requerirá cirugía en algún momento de su vida.