En México va en aumento el crowdfunding,  que son inversiones por Internet, aunque éstas no están reguladas.

El crowdfunding, es la posibilidad de invertir en diversos proyectos que se exponen en plataformas electrónicas y que pueden ser localizadas en Internet.

Los creadores de esos proyectos exponen sus bondades y responden preguntas a quienes manifiesten su interés.

Si alguna persona se muestra interesada puede invertir en esa idea. El creador (en una de las modalidades), pone un plazo para recibir participaciones económicas, si llega al 100 % entonces se hacen los cobros vía electrónica y se pone en marcha la propuesta, si  ésta tiene éxito, todos ganan, porque a los coinversionistas se les entregan recompensas no monetarias, que puede ser adquirir un producto a mejor pecio y antes de que se coloque en el mercado o incluso puestos de trabajo.

Si la idea falla, se pierde el dinero invertido y a lo que sigue….

En éste sentido, no hay leyes, no hay una regulación en México, como sí la hay en los Estados Unidos.

Alan Elizondo, director de Asuntos del Sistema Financiero en el Banco de México, explica que las personas interesadas en el crowdfunding, deben ser conscientes de los riesgos en éste tipo de inversiones y en ese sentido hay una etapa de observación para que con base en las experiencias de otros países se pueda hablar de una regulación más adelante, aunque no quiso hablar de fechas o plazos para contar con una regulación al respecto.