Las sequías no pueden atribuirse sólo al cambio climático, advirtió el investigador de la UNAM, Víctor Magaña Rueda.

“Lanzarse con el cambio climático es lanzarse con el paradigma naturalista. ¿A quien le echamos la culpa? Al cambio climático y con eso la mala gestión del agua, la mala preparación y lo otro queda encubierto porque tenemos un problema que no podemos determinar.”

El especialista de la Facultad de Geografía negó los vaticinios de que la próxima guerra será por el agua. Sin embargo aseguró que en el manejo del líquido vital persisten las malas prácticas no sólo en políticas públicas sino por parte de la ciudadanía.

“Si yo les digo que ustedes consumen como 250 o 300 litros por día todos se quedarías así ¿yo? Y entonces cuánto estamos usando en realidad de agua y eso pues contribuye al problema de que nos haga más vulnerables ante la sequía.

Por último detalló que debido a la falta de lluvia, México enfrentará sequías transitorias en 19 entidades del país, sin embargo no se tratará de una sequía severa.