En Londres lanzaron una patrulla de diez palomas equipadas con un GPS y captores en miniatura que miden los niveles de ozono, de dióxido de nitrógeno y de compuestos orgánicos volátiles para vigilar la calidad del aire de la capital británica, dijo Romain Lacombe, precursor de la iniciativa.

“Pigeon Air Patrol” o patrulla aérea de palomas, como se les llama a estos vigilantes del aire, fueron liberadas en el parque de Primrose Hill, en el norte de Londres y serán localizables en tiempo real en la web pigeonairpatrol.com.

Este experimento logrará que los londinenses puedan seguir en tiempo real la calidad del aire a través de su smartphone, desde la aplicación Plume Air Report,  que ofrece información sobre el nivel de contaminación de 300 ciudades de todo el mundo.

Debemos recordar que Londres registra los niveles de dióxido de nitrógeno, más altos de todas las capitales europeas.