Cada año se reportan más de 100 mil accidentes automovilísticos, debido a que los conductores se han quedado dormidos y para protegerlos, el Departamento de Ingeniería en Sistemas Biomédicos de la Facultad de Ingeniería (FI) de la UNAM trabaja en el “sistema polisonográfico” un detector del sueño.

Este mecanismo, cuenta con una alerta de hasta siete segundos antes de caer en estado profundo de sueño, puede adaptarse a cualquier automóvil, cuenta con mediciones instantáneas, no es invasivo, detecta frecuencia cardíaca, no requiere electroencefalograma, entre otros.

Cabe destacar, que una persona después de sufrir un proceso de estrés se relaja, este es el caso de los conductores que se someten a lapsos de tensión al quedar atrapados en medio del tráfico y al relajarse corren el peligro de dormirse.