A dos años de la desaparición de los normalistas de ayotzinapa, para la Comisión Nacional de Derechos Humanos el Caso Iguala es un expediente abierto, por lo que demanda el esclarecimiento de los hecho y que los responsables rindan cuenta de sus actos ante la Ley y ante la sociedad.

En un comunicado, el organismo nacional señala que para este caso ha formulado un total de 57 observaciones y propuestas a diferentes instancias federales y locales, se las cuales, sólo ocho pueden considerarse como totalmente atendidas, 33 están en vías de atención y 16 como no atendidas.

La CNDH advierte que los hechos ocurridos en Iguala no pueden quedar impunes ni deben olvidarse toda vez que son de extrema gravedad. Por ello llama a las autoridades a dar cumplimiento a las observaciones, así como desahogar las diligencias de investigación y las acciones relativas a la atención y protección de las víctimas