El Museo Egipcio de El Cairo, acusa a ocho de sus empleados por romper la barba a la máscara del rey Tutankamón.

Seis restauradores y dos exencargados de restauración del museo, serán acusados de negligencia y violación a las normas profesionales del lugar de trabajo.

Desde 2014 hubieron distintas versiones sobre cómo fue el daño y tras una investigación se descubrió que los trabajadores no siguieron el protocolo durante la restauración.