Su amistad es tan fuerte que ni el tiempo ni la distancia la quebrantó.

Se trata de la historia de Hannah y Dawson, de cuatro y tres años, respectivamente, quienes se hicieron muy buenos amigos tras convivir varios meses en un orfanato en China, donde fueron abandonados por sus padres.

Todo iba bien hasta que la pequeña fue adoptada hace un año por una pareja norteamericana, por lo que fueron separados.

Cuando Andy y Sharon Skyes, padres adoptivos de Hannah viajaron a China para conocerla, notaron que siempre estaba acompañada de Dawson, a quién le decía “Dada” de cariño. Ambos caminaban de la mano y jugaban todo el tiempo.

Conmovidos por la separación de los dos amigos, la nueva familia de Hannah buscó una familia para Dawson en Texas, donde tienen su hogar.

La historia tocó el corazón de Christopher y Amy Clary, quienes a pesar de tener tres hijos decidieron adoptar a Dawson. Ellos viven en Lewisville, una localidad a tan solo cinco minutos de donde vive Hannah.

Tras 11 meses de separación, los pequeños se reencontraron en el aeropuerto.

Aquí el momento