Más allá de las consecuencias sociales positivas o negativas en el cuerpo hay reacciones de acuerdo a como tomemos las cosas.

En ocasiones dejamos que nuestras emociones nos ganen pero más allá de las consecuencias sociales positivas o negativas que esto puede ocasionar lo cierto es que cuando se mezclan con ansiedad, preocupación excesiva un estilo de vida poco o nada saludable, podemos estar generando un gran daño a nuestro organismo.

De acuerdo con Rafael Salin-Pascual Investigador del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina  de la UNAM, las emociones tienen un componente visceral tan importante que afecta al organismo y puede ocasionar enfermedades como gastritis, migrañas, colitis, entre otras, por lo que es necesario vivir la vida un poco más relajados

Por eso es muy importante de resetearme, de no quedarme como agua para chocolate, de no ver quien me la hace sino quien me la paga.