Considerado el material del futuro, el grafeno está compuesto exclusivamente por carbono -aunque también puede producirse-, es transparente, más duro que el diamante y a la vez totalmente elástico, es más ligero que materiales similares y además tiene capacidad para conducir temperatura y electricidad.

el grafeno es un material muy sensible a cualquier variación en su entorno, por lo cual es adecuado para desarrollar sensores de diferentes tipos, de luz o de presión.

En el Congreso Mundial de Móviles fue presentada una mano robótica que se controla por un brazalete que incorpora unos sensores hechos con grafeno capaces de detectar la actividad muscular.

También se ha desarrollado un fotodetector que permite monitorizar de manera continua el ritmo cardiaco, por otro lado han incorporado a un sistema de frenado automático, ya que, al ser capaz de captar infrarrojos, puede percibir un obstáculo en una situación de baja visibilidad y hacer que el vehículo se detenga antes de colisionar.

Otro uso mostrado es un radiador integrado al que se ha incorporado una capa muy fina de grafeno, con capacidad para acumular energía y calentarse de manera instantánea.