El senado brasileño condena a Dilma Rousseff por 61 votos a 20 a dejar desde hoy de forma definitiva la presidencia.

Rousseff había aguantado y apurado todas y cada una de las fases del proceso en su contra a pesar de que las previsiones ya predecian su fracaso casi desde el principio.

La votación constituyó el último y esperado capítulo de un largo proceso de impeachment que comenzó el 2 de diciembre y que ha mantenido a Brasil en suspenso.

La presidenta del gigante latinoamericano fue apartada así de la función a la que que llegó tras las elecciones presidenciales de 2011 y para la que fue reelegida en 2014.

Ahora, con la salida de Rousseff de la presidencia, también se pone fin al periodo de 13 años de gobiernos del PT que comenzó con Lula da Silva en 2003.