En esta temporada de Cuaresma, la Profeco ha detectado diferencias de hasta 213 por ciento en el precio de un mismo producto de mar, por lo que recomendó comparar precios y calidad antes de comprar.

Y es que de acuerdo con el Programa Quién es Quién en los Precios, de la Profeco, explica que mientras el kilo de filete de mojarra cuesta 59.90 pesos en la tienda Soriana, sucursal Cuautitlán Izcalli, ese mismo producto tiene un precio de 185 pesos en el Superama de Lindavista, lo que arroja una diferencia de 125 pesos.

Para dimensionar lo que implica no comparar precios, basta destacar que el monto dinero que se gasta en la compra de un kilo de filete de mojarra en la segunda opción es suficiente para comprar tres kilos de ese mismo producto en la primera tienda.

Otro caso similar es el camarón macuil, cuyo costo en el Soriana de La Villa es de 159 pesos por kilo, mientras que en el Superama de Lindavista tiene un precio de 269 pesos, lo que constituye una diferencia de 69 por ciento (110 pesos).

Al respecto el titular de la Profeco, Ernesto Nemer Álvarez, pidió a los consumidores hacer compras inteligentes y no dejarse engañar por los comerciantes.

“Todos los artículos que se vendan tengan su precio oficial a la vista que verifiquen que efectivamente que pesen lo que están comprando, que la calidad este correcta y que en caso de que tengan duda, pueden acudir a las básculas que tiene la Profeco, independientemente de que tenemos módulos para levantar una queja si fuera el caso”.