Antes de la Reforma Educativa, se tenía un enfoque pedagógico retrasado y la escuela era el último escalón y solo recibía dictados sin lógica pedagógica

“era un sistema educativo altamente corporativo y clientelelar, un sistema que no le permitía a los maestros poder tener una carrera, a partir de su mérito y esfuerzo y tener una preparación, una formación continua que les permitiera mejorar e innovar. En donde muchas de las reglas, tenían perversiones como la venta y herencia de plazas, llegar a los puestos más importantes dependiera de las conexiones políticas de los maestros o de los favores que hicieran, ya fuera a la burocracia o al sindicato”

Así lo dijo, Aurelio Nuño, secretario de Educación Pública, durante el Foro de Consulta sobre el Modelo Educativo y la Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria con Cámaras Empresariales