Se estima que en México hay casi 13 millones de personas que viven con diabetes, pero solo la mitad han sido diagnosticados y de esos pacientes, sólo 4 de cada diez tiene tratamiento y un menor porcentaje tiene niveles controlados de glucosa en sangre, estos pacientes desarrollan diversas complicaciones como daños en la visión, en el riñón y el corazón, ya que afecta la circulación sanguínea y se corre el riesgo de sufrir un infarto

“se le considera diabética 100%, su glucosa, de 130 o 140 en adelante, es como si hubiera tenido un infarto y la gente no lo sabe, que en el momento que ya es diabético clásico, es como si tuviera un infarto, la mortalidad va a ser similar”

Así lo dijo, Ángel Caamaño, presidente del Consejo Mexicano de Arterosclerosis