Hoy es el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, fecha que se celebra desde 1987 para conmemorar la aprobación del Protocolo de Montreal, en Canadá.

El acuerdo busca promover la protección de la capa de ozono, para preservar la vida en el planeta, debido a que es la única capa que impide la filtración de la luz solar y los efectos adversos de la radiación ultravioleta en la superficie de la Tierra.

El aire que respiramos está compuesto por cinco capas diferentes y el ozono se encuentra en dos de ellas: en la capa más cercana a la superficie terrestre, que posee el 10 por ciento de ozono, y en la estratosfera, donde se concentra el resto del gas y se conoce como la “capa de ozono”.

En su mensaje anual por este día, el secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, dijo que llegó el momento de pasar de los ideales a la acción y reforzar la protección del clima aprovechando el potencial del Protocolo de Montreal para avanzar en la reducción del calentamiento a corto plazo causado por los hidrofluorocarbonos (HFCs), cuyo uso aumenta con gran rapidez.