El tenista español, Rafael Nadal, mostró su lado más humano a la mitad de un partido de exhibición en Mallorca, pues decidió parar por unos minutos el encuentro para que una mujer que se encontraba en la arena y que había perdido de vista a su hija, pudiera buscarla.

Los hechos ocurrieron a mitad del encuentro que el número cuatro del ranking de la ATP mantenía ante John McEnroe, quien en sus tiempos como profesional llegó a ser el mejor tenista del mundo. Cuando Nadal se disponía a hacer un saque, el ruido generado en la tribuna y que no es habitual durante los partidos de tenis, llamó la atención del español quien al percatarse de que la mujer buscaba a su hija decidió parar las acciones.