Se estima que tres de cada mil recién nacidos presentan pérdida auditiva discapacitante o Hipoacusia, por lo que es necesario realizar el tamiz auditivo al nacer y detectar cualquier problema antes de los tres meses de edad

Salvador Castillo, especialista del Departamento de Audiología y Foniatría del Hospital Infantil de México, dijo que la mitad de los pacientes tiene factores de riesgo por ejemplo, nacimiento prematuro, infecciones o enfermedades como menigitis, paperas o haber estado en cuidados intensivos, pero cuando no se aplica este examen en los primeros días de vida, después de los 20 o 30 meses resulta difícil corregir el padecimiento.

Por su parte, Candy Sue Márquez, Jefa del citado departamento, dijo que la intervención temprana -antes de los primeros seis meses- a través de los tratamientos que requiera cada caso, así como la adaptación de auxiliares auditivos y terapias.

En ciertos casos el uso de dichos auxiliares auditivos son insuficientes, pues el bebé tiene una pérdida del oído profunda y una pobre respuesta a estos aparatos, por lo que se requiere del implante coclear.

Este procedimiento es un dispositivo electrónico que sustituye las funciones de algunas células dañadas del oído interno, que envía señales eléctricas directamente al nervio auditivo, a diferencia de los auxiliares, que amplifican las señales acústicas.

La hipoacusia o pérdida auditiva puede ser superficial, media, severa o profunda, pero en todos sus grados afecta el desarrollo del lenguaje oral de los niños y, en los dos últimos casos, de no ser detectada a tiempo, puede significar que el niño no adquiera la lengua materna, con las graves consecuencias que esto implica en los ámbitos biológico, psicológico y social.

Explicó que el periodo más importante para la adquisición del lenguaje es durante los primeros 18 meses de vida pero cuando tiene problemas de sordera, después de esa edad empieza a disminuir el potencial para desarrollarlo y se incrementan las posibilidades de presentar secuelas.

Así, alrededor de los siete años de edad, el cerebro puede ser incapaz de adquirir esta habilidad y la comunicación oral no se puede llevar a cabo.