Aún después de su deceso,  Juan Gabriel rompió todos los esquemas en el Palacio de Bellas Artes, tal como lo hizo en 1990, cuando se presentó por primera vez en este recinto. Así, más de 700 mil personas se dieron cita en el máximo recinto cultural del país para despedirse de sus cenizas.

Juan Gabriel escenario

La fila que se formó en la Alameda Central no dejó de fluir desde el lunes y hasta las 9 de la noche del martes. Se les fue su ídolo.

Juan Gabriel flores

Las cenizas de Juan Gabriel fueron retiradas del Palacio de Bellas Artes a las 9: 35 de la noche y el cortejo fúnebre avanzó lentamente por el Centro Histórico de la Ciudad de México, lo que permitió que el público también se despidiera en las calles.

Juan Gabriel Bellas Artes altura

 

 

El adiós de Juan Gabriel no tiene precedentes en la Ciudad de México. Su homenaje en el Palacio de Bellas Artes se convirtió en una fiesta, a la que asistieron más de 700 mil personas, de acuerdo al secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, quien comentó lo siguiente pocos minutos antes de que las cenizas del Divo de Juárez fueran retiradas del recinto, a las 9:35 de la noche.

“Su muerte deja a México con una profunda tristeza que encuentra consuelo en el inmenso agradecimiento de nuestras generaciones por su legado. En la conjunción a que nos llama a todos la canción, la música, la cultura”, comentó el secretario de Cultura.

Juan Gabriel agradecimiento

En la noche, lo que se vivía en la explanada del palacio era una fiesta. El mariachi, la orquesta y el coro que acompañaban a Juan Gabriel en sus conciertos repasaron su repertorio. “Aquí, en el Palacio de Bellas Artes, Juan Gabriel vivió uno de los capítulos más importantes de su vida artística. Aquí, en este recinto, casa de la cultura de México, le decimos adiós, le decimos gracias”, mencionó el funcionario.

La familia de Juan Gabriel publicó en redes sociales un agradecimiento para las autoridades y el público por sus muestras de cariño.