120 inspectores de la secretaría de movilidad en el estado de México, fueron despedidos por acumular denuncias de extorsión y corrupción, dio a conocer Jorge Arredondo Guillén, el subsecretario de la dependencia.

A partir de hoy, policías estatales y municipales serán los responsables de detener y sancionar a las  unidades de transporte público que violen el Reglamento de Tránsito, que circulan fuera de ruta o en vías rápidas.

Incluso retirarán unidades que realizan bases o  paradas de ascenso y descenso de pasajeros en sitios prohibidos, explicó el funcionario.