La Confederación Nacional de Comerciantes de Centrales de Abasto dio a conocer que cerca de 27 mil toneladas de alimentos se desperdician diariamente; es decir, 9.8 millones cada año se van a la basura.

En México cerca del 30 mil toneladas de comestibles perecederos que se producen en el país no son utilizados, de acuerdo con el Grupo Técnico de Pérdidas y Mermas de Alimentos, de la Cruzada Nacional Contra el Hambre.

Por su parte los Bancos de Alimentos de México revelan que al año se desechan más de 250 mil toneladas de jitomate y 800 mil de pan.

Ante estas pérdidas en alimentos el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) dijo que en el año 2014, 28 millones de mexicanos carecieron de acceso a la alimentación.

Así mismo, Sedesol, trabaja con más de 60 bancos de alimentos en los estados de Aguascalientes, Baja California, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Chihuahua, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, para levantar, con autorización de los productores, frutas y verduras en excelente estado que, al no cumplir con estándares de mercado, dejan de cosecharse.

Dicha iniciativa prevé establecer que quedará prohibido el desperdicio irracional e injustificado de productos alimenticios, cuando estos sean susceptibles de donación para su aprovechamiento altruista por alguna persona moral o institución pública o privada, reconocida oficialmente por el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia o se encuentren inscritos en el Padrón de Donantes y Donatarios.