Mientras exista una enorme desigualdad entre regiones y estados a lo largo y ancho del país, no se puede hablar de un crecimiento económico sostenible.

“Hablar de la existencia de dos o más Méxicos es reconocer las carencias, la inequidad, la injusticia y la incapacidad para detonar el desarrollo uniforme en beneficio de los mexicanos. Es condenar al subdesarrollo a una parte importante de los mexicanos. Es urgente un cambio creativo, solidario y generalizado. Es el México de hoy y nuestros propios retos. Las soluciones ya no pueden posponerse más, y nos corresponden a todos, hagamos una gran cruzada por el México incluyente del siglo XXI”.

Así lo manifestó el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, quien dijo que la ausencia de un pleno Estado de derecho; la poca calidad y disponibilidad de infraestructura; el bajo nivel de desarrollo del capital humano; la baja productividad, y la falta de integración de cadenas productivas formales, son algunas de las causas de la disparidad regional en nuestro país y de que existan dos Méxicos.

“En el sector empresarial creemos que el crecimiento económico, para que sea sostenible, debe incluir necesariamente a toda la población y a todas las regiones del país. No es posible esperar que nuestra economía crezca a los niveles que necesitamos, si siguen existiendo enormes brechas y desigualdades entre las entidades, donde unos producen mucho y otros prácticamente producen nada. Hoy, debemos pisar el acelerador en estos estados con mayores rezagos”.

Agregó que es una responsabilidad de los gobernantes locales, los legisladores locales y la política pública que nos lleve el desarrollo y las facilidades, y el compromiso de los empresarios para formalizar e industrializar estas regiones.

El líder de los empresarios agregó que las zonas económicas especiales, que ya están en marcha, son un modelo que apoyan a fin de contribuir a su mejora continua.