Tras el hundimiento de un submarino, un gigantesco agujero azul, de al menos 130 metros de diámetro, se generó en un arrecife a unos cuantos kilómetros de las islas Xisha —también conocidas como islas Paracelso— al sur del mar de China.

Expertos asiáticos afirman que este fenómeno es conocido como Dragon Hole y que surgió tras el hundimiento de un submarino, que podría encontrarse encallado a más de 300 metros de profundidad.

Los expertos no han perdido el tiempo y con robots equipados con cámaras han tomado muestras, fotografía y video que revele más detalle del enorme agujero azul. Señalan que los análisis podrían durar hasta cinco años.

Asimismo, los expertos informaron que tras los primeros estudios se han identificado 30 especies diferentes de peces. Indican que al interior del Dragon Hole, después de los 100 metros de profundidad, no hay oxígeno, por lo que descartaron toda existencia de vida en el fondo.

(Con información de Xinhua y Télam)

CK