CreditCardLa clonación de tarjetas es un delito cometido por personas que actúan de diferentes formas, por lo que para estar alertas y evitar ser víctima es necesario conocer las más comunes.

En su página electrónica, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) da a conocer algunos consejos de seguridad informática, en donde menciona seis de ellos.

El skimmer, indica, es un dispositivo electrónico que realiza una copia de la banda magnética de la tarjeta y a través de una computadora pasan los datos a una tarjeta vacía. Es común dentro de cajeros automáticos o tiendas comerciales.

Las gratificaciones falsas es otra manera de operar, es decir, ofrecen premios de sorteos en los que la víctima no participa, con el único requisito de proporcionar los datos financieros, lo cual da pie a que otras personas hagan un mal uso de ellos.

El phishing es un tipo de clonación común por correo electrónico, en donde se observan datos y logos de instituciones financieras que parecen auténticas, e incluso pueden estar ligados a sitios web para obtener información personal.

Por su parte, las “palomas” son tarjetas que cuentan con un chip electrónico con información personal que previamente el delincuente descargó en una USB o memoria extraíble con información de usuarios de cualquier institución financiera.

Dicha tarjeta no cuenta con banda magnética ni logotipos, es usada en diversas tiendas para disponer de efectivo, para lo cual el delincuente tuvo que relacionarse con el personal del lugar donde cree que podrá realizar el fraude.

Los delincuentes también operan promoviendo ofertas en servicios no solicitados con demostrar que se es tarjetahabiente, y aunque parecen legales, al entregar la tarjeta pueden robarse la identidad e incluso llegan a extorsionar.

Además está el robo de la tarjeta misma, pues es común que la gente la cargue en su cartera junto con sus identificaciones, lo que deriva en que alguien haga mal uso de ellas.