La Comisión Nacional de Seguridad, desarticuló una banda dedicada a los fraudes por Internet mediante la suplantación de identidad de instituciones públicas y empresas.

Este grupo tenía presencia en Aguascalientes, Jalisco, y Guanajuato y empleaba sin autorización la imagen y logotipos de empresas e instituciones para crear sitios a públicos o perfiles en redes sociales donde ofrecían vehículos automotores y maquinaria pesada precios de remate.

Una vez que contactar a los posibles compradores estos sujetos solicitaban documentación personal y un anticipo y en algunos casos el pago total de la venta sin embargo las entregas nunca se concretaban y cuando los afectados reclamaban los amenazaban intimidaban señalando que tenían sus datos.

Con los recursos obtenidos de manera ilícita creaban empresas fantasma desde las cuales gestionaban préstamos para luego desaparecer las compañías.

Hay cinco personas detenidas hay quienes se les imputan delitos de delincuencia organizada, tráfico de armas de fuego, narcotráfico, secuestro y extorsión.