La compra de de un auto y su pago en efectivo, fueron claves para la captura del Fugas. 

De acuerdo con información de los encargados de la investigación, Roberto Sánchez, alias el Fugas, vivió los últimos meses “A salto de mata”, porque las autoridades capitalinas le pisaban los talones.

Un descuido de su parte permitió a la Policía de Investigación, contar con los detalles suficientes para capturarlo el martes 13 de septiembre en un hotel de Tlalnepanlta, Estado de México.

Cabe recordar que Roberto Sánchez, se había injertado cabello, se dejó crecer el bigote y se había operado la nariz, sin embargo fue identificado plenamente por los encargados de su captura.

El día que lo interceptaron, trató de huir en el auto que recién había comprado y pagado en efectivo, y recibió un disparo en una pierna, por lo que fue trasladado a un hospital donde recibió atención médica, pero ese mismo día, fue trasladado al Reclusorio Oriente, donde ya lo esperaba personal del juzgado 54, que darán continuidad a su proceso.