La exposición permanente a los rayos del sol ocasiona daños a la piel que van desde la aparición de arrugas profundas y manchas, hasta cáncer, padecimiento que está entre las 10 neoplasias malignas más frecuentes entre la población mexicana

“se tiene que revisar la espalda por lo menos una o dos veces al mes y estar seguros que no tuvieron ahí, ninguna mancha nueva, oscura o eritematosa”

Así lo dijo, Ivonne Arellano, jefa del Servicio de Dermatología del Hospital General de México, donde se otorgan anualmente más de 27 mil consultas, tan sólo en 2015 se detectaron mil 105 casos de cáncer de piel maligno y 676 de cáncer benigno, incluso en personas de 40 años de edad

Recomendó el uso de filtro solar con factor de protección superior 50, principalmente en cara, brazos, cuello y escote.

El protector, se debe aplicar cada cuatro horas, además de adoptar otras medidas como evitar exponerse al sol entre las 11:00 y 16:00 horas, que es cuando los rayos ultravioleta llegan de forma más directa, usar gorra, sombrero o sombrilla, ropa ligera y de colores claros.

Si se va de vacaciones a una playa, es importante evitar asolearse demasiado, aplicarse el bloqueador antes y después de nadar, con el fin de proteger la piel de quemaduras graves.

La especialista comentó que todos los cánceres de piel son curables, siempre y cuando se detecten a tiempo, y exhortó a la población a que en caso de presentar cualquier manifestación cutánea, como manchas rojizas o lunares, de inmediato acuda al dermatólogo para que sea diagnosticado.