Muy pocas personas han utilizado de otras formas estas herramientas que pueden tener usos insospechados.

Aquí te presentamos algunos de ellos que te pueden facilitar la vida.

Generalmente, los pasadores del cabello te ayudan a mantener el estilo incluso en las peores tormentas.

  1. Sujeta los audífonos

Imagina que sales a correr con los audífonos puestos y después de algunos pasos empiezan a un pasador puede remediar la situación: simplemente, sujeta el cable al cuello de tu camiseta con el pasador y nunca más saldrán volando.

  1. Sujeta el extremo de tu cinturón

Algunas veces tienes un cinturón que es demasiado grande o pequeño y no se ajusta y queda volando en tu pantalón. Si simplemente lo dejas colgando, te verás con un aspecto descuidado; en cambio, con un pasador sujetanto la orilla recobrarás el estilo.

  1. Puedes usarlo de separador

Ocupa poco espacio y te permitirá retomar la lectura justo donde te quedaste.

  1. Para organizar tus billetes.

Tienes un montón de billetes dispersos en los bolsillos.

Haz lo siguiente: dóblalos y júntalos con un pasador. Los tendrás todos a la vista y podrás calcular con cuánto dinero en efectivo dispones.

  1. Clavar sin hacerse daño

Desafortunadamente, siempre existe la posibilidad de que te golpees la punta del dedo con el martillo. pero este truco puede ayudarte a prevenir que eso suceda.

Sostén el clavo con un tus dedos permanecerán fuera de la zona de peligro.

  1. Vacía completamente el tubo de la pasta de dientes

Justo antes de que la pasta de dientes esté completamente vacía, resulta bastante difícil sacar el resto del tubo.

Un pasador de buen tamaño puede ser muy útil en este caso. Presiona toda la pasta hacia la boquilla del tubo y después dobla varias veces el otro extremo hasta la mitad del tubo. Coloca el pasador sobre la parte doblada, y de este modo será más fácil sacar lo que queda de pasta.

  1. Mant tus aperitivos frescos

La mayoría de los aperitivos se venden en bolsas que raramente pueden volverse a cerrar.

El contenido se pone rancio enseguida si dejas la bolsa abierta. Trata de enrollar la la parte de la abertura y sellala con un pasador.

  1. Rescata la cremallera

De repente desaparece la cabeza de tu cremallera y es super difícil que se pueda usar la cremallera sin esa pieza. Pero si pasas un pasador por medio del anillo, será fácil seguir usando tu cremallera.

  1. Marca el extremo de una cinta adhesiva

Cuando se trata de un rollo de cinta adhesiva transparente es realmente difícil ver dónde está el final de la cinta, y aun más difícil despegar el borde con los dedos.

Pega un pasador debajo de la orilla de la cinta adhesiva justo antes de terminar tu trabajo. La próxima vez que la necesites podrás ver dónde empieza y será más fácil usarla.

  1. Almacena tus pasadores

Y por último, un consejo para guardar tus pasadores: por su tamaño es fácil que se pierdan o queden regados por todos lados. Para evitar este problema basta con colocar un imán dentro de un tupper y todos se mantendrán unidos y listos para volver a ser usados.