Los cigarros electrónicos  pueden ser más dañinos que los cigarros normales.

Esto lo dijo Sergio Adolfo Pérez, de la organización “Gracias no Fumo”.

El especialista asegura que en el mercado ya hay al menos 40 marcas de cigarros electrónicos pero nadie regula lo que les ponen los productores, hay quienes les ponen más nicotina o las sustancias que ellos quieren, por ejemplo, Glicerina cuyo consumo oral está aprobado, pero no su inhalación.

Otros productos cuyo uso va creciendo son las shishas o cucas que implican daños más severos.

De acuerdo con datos de esta organización de la sociedad civil, los fabricantes van disminuyendo las dosis de nicotina y algunos de estos cigarros no contienen esta sustancia pero sí otras que son igual de dañinas.

En el caso de las shishas o cucas, asegura Sergio Adolfo Pérez, podría ser más grave porque una sesión de shisha, que puede durar de 40 minutos a una hora, contiene 200 veces más humo que un cigarro, que el humo del tabaco.

A este tipo de artefactos que parecen una lámpara, se les puede agregar manzana, nuez, canela, que son productos para comer, no para inhalar.