Si bien la industria vitivinícola en el país va creciendo, el consumo pér capita es aún reducido dado que cada mexicano consume una botella de vino al año, comparado con otros países como Estados Unidos o Francia que consumen entre 40 a 50 litros.

Sin embargo, para Fernando Pérez, de Provino es una oportunidad para impulsar su comercialización, ya que se sabe que del total del vino que se consume en México, el 30 por ciento es de origen mexicano

En entrevista, señaló que “eso nos hace pensar que el techo es amplísimo, nuestra capacidad de crecimiento considerando que la cultura del vino en México está también creciendo, nos da una perspectiva muy alentadora, tal vez el reto mayor sea el tema agrícola como la escasez de agua, la poca posibilidad de expandir nuestros viñedos, pero en el área comercial el vino mexicano está viviendo un momento sin precedentes en su historia”.

Destacó que los precios del vino mexicano son altos en comparación a uno chileno, porque en nuestro país la producción de este producto es aún muy limitada, por ejemplo: “yo produzco 600 cajas al año, cuando esta misma cantidad una vinícola en Italia la produce al día”.

Al final, afirmó, a lo que le apuesta la industria del vino en nuestro país es a la calidad, y no sacar sólo “para el gasto”.