De acuerdo con especialistas del Imperial College de Londres los granos enteros poseen más fibra que otro alimento y ayudan a reducir la posibilidad de desarrollar cáncer colorrectal.

Se recomienda consumir al menos tres porciones de granos enteros y pan de trigo integral todos los días, debido a que son nutritivos y fáciles de incorporar a las comidas diarias.

También ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón, la diabetes tipo 2, el sobrepeso y la obesidad.