Cambia hábitos de manejo y mantén en buen estado tu vehículo

SAVINGFUEL

En primer lugar, es importante utilizar siempre el tipo de gasolina recomendada por el fabricante de tu auto, ya sea Magna o Premium, y sólo en casos de emergencia, utilizar una distinta.

Para un viaje por carretera, tu vehículo debe estar en buen estado, con el motor afinado y ajustado, y con niveles óptimos de fluidos. Es buena idea hacerle un cambio de aceite, filtros y anticongelante al motor, a fin de reducir su desgaste o un posible sobrecalentamiento.

El exceso de carga es uno de los principales factores que provoca un gasto excesivo de combustible Por ello es importante que lleves sólo el equipaje necesario y no viajar con más pasajeros de los recomendados para tu coche, o con bultos adicionales en el toldo. Esto también podría ocasionar que pierdas más fácilmente el control del vehículo en una situación de emergencia o peligro.

Recuerda que no es necesario precalentar el motor antes de iniciar tu recorrido, sólo basta con circular a moderada velocidad durante los primeros kilómetros.

Una vez en el camino, evita conducir con el acelerador a fondo y realiza un cambio adecuado de velocidades. En el caso de vehículos con transmisión manual, las tres primeras velocidades sirven para tener un eficiente arranque, mientras que las restantes sirven para mejorar el avance a velocidades altas. Por ello es importante aplicar los cambios oportunamente para mantener un ritmo uniforme, sin aceleraciones ni reducciones bruscas de velocidad.

Y no olvides trazar y definir con exactitud tu ruta para viajar, además de estar atento y respetar las señales y avisos en la carretera. De esta manera evitarás dar más vueltas para llegar a tu destino, además de anticiparte a las situaciones que se presenten en el camino. Esto te permitirá gastar menos gasolina y aprovechar mejor tu dinero.