El cáncer infantil representa la primera causa de muerte por enfermedad. Se estima que anualmente se reportan entre cinco mil y seis mil casos nuevos en menores de 18 años y la mayoría son leucemias agudas, linfomas y tumores del sistema nervioso central, por lo que es recomendable estar atento a signos de alarma

“fiebre mayor a 38 grados, pero que no esté relacionada con un proceso infeccioso, aumento de volumen a nivel de los ganglios, es un dato de sospecha, aumento de volumen a nivel abdominal, a nivel del testículo, de músculo, también puede ser cáncer, vemos al niño pálido o con datos de sangrado o moretones, también es indicación de que vayan al doctor, no estoy diciendo que un niño pálido o que le sangra la nariz va a tener cáncer, puede ser un dato de leucemia”

Así lo dijo, Farina Arreguín, oncóloga del ISSSTE