Improductivo resulta que autoridades de salud y capitalinas mantengan confrontaciones o polemicen con respecto a la forma de contrarrestar la contaminación

“le convienen tener a la sociedad más rigor, sí le conviene a la salud de la población, si elevamos las normas, vamos a tener menos contingencias, vamos a tener mejor calidad del aire y vamos a tener más efectos sobre la salud, no se trata de tener enfrentamientos, se trata de tener concordancias y de hacer un reconocimiento que le conviene a la salud de los mexicanos tener estándares más altos y gozar de mejor calidad de aire, como pasa en muchas partes del mundo, como establece la Organización Mundial de la Salud”

Así lo dijo, José Narro, Secretario de Salud