Alrededor de las 9:30 de la mañana inició en Iztapalapa la escenificación del Viernes Santo, todo en el marco de la 173 Representación de la Pasión de Cristo.

Encabezando la procesión que partió de la casa de los ensayos en la calle de Aztecas, avanzaron los soldados romanos entonando sus clarines, a sus espaldas, iba entre otros personajes, el de Barrabás, encerrado en una especie de jaula, que por la tarde fue liberado.

Nazarenos  de todas las edades también participaron este día, cargando una pesada cruz sobre sus hombros, ellos cumplen con alguna manda o promesa hecha al “Señor de la Cuevita”.

Posteriormente Jesús fue liberado del calabozo donde permanecía recluido, y se llevó a cabo su traslado al escenario central en el Jardín Cuitláhuac donde fue enjuiciado y sentenciado por Pilatos, posteriormente fue azotado y le colocaron la corona de espinas.

Alrededor de las 17:00 hrs. y luego de más de 8 horas de escenificaciones, Jesús fue crucificado en lo más alto del Cerro de la Estrella, flanqueado por Dimas y Gestas.

Con la escenificación del Sepulcro en la Macroplaza, se cerraron las actividades de la Representación este día en Iztapalapa.

Al final del evento, la Jefa delegacional, Dione Anguiano, reportó saldo blanco en todos los puntos, un recuento de dos millones de personas que han asistido a la demarcación desde el domingo pasado, para observar la Pasión de Cristo, así como un estimado de 14 mil atenciones médicas menores.

La funcionaria aseguró que en breve se reunirá con autoridades de la Secretaría de Cultura para analizar el procedimiento a seguir, para que la Representación sea reconocida como patrimonio cultural de la humanidad.

“Estaremos platicando en próximas fechas para que ellos nos digan cuál es el procedimiento. Hoy vinieron personajes de la UNESCO, estuvieron todo el evento, desde aquí en la Macroplaza”.

El único incidente que generó movilización de personal médico y de protección civil, fue la atención de dos personas que resultaron lesionadas, quienes se desempeñan como asistentes de los actores. Ambos fueron golpeados por una columna de madera del escenario central, que fue derribada por el intenso viento.

Se trató de María Lucía Reyes Agonizantes, de unos 30 años de edad, hermana de Daniel Agonizantes, que encarnó a Jesús en la pasada Representación. Sólo resultó con un golpe en la cabeza, además de un hombre de unos 40 años de edad, que debió ser suturado por una abertura en el cráneo.

María Lucía detalló que “de repente se soltó el aire y se cayeron las columnas, estaba yo parada a un lado del escenario y me cayó en la cabeza. Solo es la contusión por el golpe, hubo otra persona, un caballero, que a él si lo están suturando”

También dentro del operativo de vigilancia y supervisión, elementos policiacos de la demarcación aseguraron en las inmediaciones del Cerro de la Estrella, 18 cajas de cerveza de medio litro, 3 hieleras repletas con caguamas, un barril así como dos charolas con cervezas que se encontraban en cinco puestos ambulantes.

No se reportaron personas detenidas, ya que únicamente se les apercibió de manera verbal, para que se abstuvieran de vender bebidas alcohólicas en la zona, ya que aun cuando no opera la Ley Seca en la demarcación, está prohibido no sólo ingerir sino comerciar este tipo de productos en la vía pública.

Todo lo asegurado fue puesto a disposición del Juez Cívico.