La Comisión Nacional contra las Adicciones se sumó al operativo de supervisión a establecimientos mercantiles con consumo de bebidas alcohólicas, denominado “Mala Copa”, en el que participan COFEPRIS, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, el Instituto de Verificación Administrativa capitalino, la Secretaría del Medio Ambiente local y la Secretaría de Seguridad Pública.

El viernes pasado, derivado de una denuncia ciudadana por ruido excesivo y la aparente venta de bebidas alcohólicas adulteradas, los bares identificados como “Polo” y “Artemios”, en el centro de la Ciudad de México, fueron clausurados al no presentar Licencia Única Ambiental.

En el dispositivo, personal de la CONADIC se integró por tercera ocasión como agente participativo en materia de prevención y promoción de la salud, al realizar acciones dirigidas exclusivamente a los comensales de los restaurantes y bares, durante la realización de la supervisión.
image
El objetivo es sensibilizar a la clientela de los establecimientos mercantiles sobre los riesgos que conlleva el consumo de bebidas alcohólicas adulteradas así como conducir en estado de ebriedad y fumar en lugares cerrados que no cumplen con la normatividad para Espacios 100% Libres de Humo de Tabaco.

Asimismo, como parte de la participación de la CONADIC de la Secretaría de Salud, la dependencia enviará a la Fiscalía Desconcentrada en Materia de Investigación en Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana, las denuncias ciudadanas recibidas a través de la línea telefónica del CECIADIC 01 800 500 22 22, relacionadas con violaciones a la normatividad en materia de tabaco y alcohol por parte de los establecimientos mercantiles.
image
En el caso del bar “Artemios”, los sellos fueron colocados debido a que aparentemente excedía el limite de ruido permitido, de acuerdo a la norma ambiental, así como por no llevar el manejo de sanidad adecuado en el área de cocina, además de que la COFEPRIS recolectó siete botellas de muestra para analizar su contenido; por lo que al “Bar Polo” se refiere, además de violar la regulación ambiental, también se constató la supuesta mezcla de residuos orgánicos e inorgánicos