La Comisión Nacional de los Derechos Humanos alertó sobre las deficiencias en centros de detención guerrerenses.

En el informe sobre lugares de detención e internamiento, el organismo nacional determinó que en Ministerios públicos, separos, centros de ejecución de medidas para adolescentes, centros de reclusión y casas hogar de la entidad imperan las malas condiciones de mantenimiento e higiene.

En el informe, la CNDH da cuenta de condiciones de hacinamiento, autogobierno, cobros indebidos, sanciones disciplinarias excesivas, así como la falta de separación entre hombres y mujeres en áreas comunes.

Además señala que no se proporciona alimentación adecuada, en algunos casos existe la falta de agua corriente y atención médica deficiente.