A pesarse que no se han dado las deportaciones masivas que México esperaba por parte de la administración de Donald Trump, el discurso de odio que mantiene conlleva el riesgo de que se polarice la sociedad, en términos de discriminación. Así lo dijo el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez.

“Lo que debemos evitar es que masiva o no, se respete la dignidad de las personas. El que se respete que tengan un debido proceso, el que no haya razones xenofóbicas. No no se pueda tolerar, por ejemplo, que los agentes migratorios, bajo sospecha puedan detenerlos.”

Tras su participación en el Coloquio por la Dignidad de los Migrantes, el Ombudsman nacional aseguró que a 100 días de gobierno de presidente norteamericano, lo que impera es la incertidumbre jurídica de un discurso racista, xenofóbico y de odio que solo genera angustia, temor y preocupación entre nuestros connacionales.