En el marco del Día Internacional de La Paz, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) considera prioritario evitar la violencia que se da en algunas regiones del país.

En un comunicado, el organismo nacional señala que las desapariciones forzadas, la tortura, las ejecuciones arbitrarias, las detenciones ilegales, la trata de personas, los abusos contra migrantes, los agravios y ataques a periodistas y a defensores de derechos humanos, así como las deficiencias e irregularidades en el sistema penitenciario, atentan contra la dignidad de las personas, debilitan al Estado, dividen a la sociedad y frenan el proyecto nacional.

La CNDH advierte que no puede haber indiferencia o resignación ante las violaciones a los derechos fundamentales, toda vez que está en juego el futuro individual y colectivo, por lo que es necesario adoptar una óptica humanista.