Con motivo del Día Mundial de la Libertad de Prensa, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subraya que la libertad de expresión atraviesa por una de sus etapas más críticas.

A través de un comunicado, el organismo nacional advierte que la obligación de garantizar la seguridad de los comunicadores en su desempeño profesional es una asignatura pendiente para el Estado mexicano.

La CNDH hace un llamado a las autoridades de los tres niveles de gobierno a poner fin a la impunidad ante el aumento de la frecuencia y gravedad de las amenazas y agresiones directas contra periodistas y medios de comunicación.

Y es que tan sólo en los cuatro primeros meses de 2016, un total de seis periodistas han sido asesinados.