En el marco del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el trabajo y ante las graves consecuencias que puede generar un accidente de trabajo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) considera indispensable fomentar una cultura de prevención y cuidado.

A través de un comunicado, el organismo nacional destaca la necesidad de que autoridades y empleadores establezcan condiciones adecuadas de seguridad, higiene y salud en los centros laborales a fin de preservar la integridad física y psicológica de los trabajadores y la protección de sus familias.

La CNDH reitera la importancia de hacer efectivos los postulados de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con miras a promover el trabajo seguro, saludable y digno, por lo que hace un llamado a dar prioridad a la prevención, toda vez que prevenir es más eficaz y menos costoso que cualquier tipo de reparación o rehabilitación.