Ante la entrada en operación del Nuevo Sistema de Justicia Penal en todo el país, la Comisión Nacional de Derechos Humanos llama a dejar atrás vicios e inercias que marcaron el procedimiento anterior, pues alerta que a nadie conviene su fracaso toda vez que el riesgo es alto pero la oportunidad de mejorar y hacer más eficiente la justicia penal en México es aún mayor.

A través de un comunicado, el organismo nacional exhorta a que el sistema acusatorio otorgue plena vigencia a los derechos fundamentales tanto de las víctimas del delito, como de los propios imputados.

No obstante, para la CNDH la capacitación de los servidores públicos es una necesidad impostergable y de enorme trascendencia porque el éxito de esta transformación dependerá de los operadores del modelo.