En el marco del Día Internacional en Apoyo de las Víctimas de la Tortura, la Comisión Nacional de Derechos Humanos llama al Estado mexicano a cumplir con las recomendaciones hechas por organismos internacionales en esta materia.

Y es que advierte que la tortura es una práctica lacerante que deja graves y profundas huellas.

A través de un comunicado, el organismo destaca que entregó al Senado de la República un proyecto de Ley General contra la Tortura, armonizado con el nuevo paradigma de los derechos humanos y los más altos estándares internacionales, por lo que hace un exhorto para que se apruebe a la brevedad.

Para la CNDH resulta trascendental la expedición de la Ley General con los cimientos de la uniformidad en cuanto al tipo penal de tortura y de los tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.