La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, una Acción de Inconstitucionalidad en contra de diversos artículos de la Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública en el Estado de México.

Aunque el organismo nacional reconoce y apoya la necesidad de regular el uso de la fuerza pública, también sostiene que se debe garantizar la protección más amplia del ejercicio de los derechos humanos.

A través de un comunicado, la CNDH manifiesta su preocupación por algunas restricciones de la denominada Ley Atenco, como los derechos de reunión, asociación y libertad de expresión.

El documento detalla que será la Suprema Corte, como último y máximo intérprete de la Constitución, quien decida sobre la validez de la norma impugnada o sobre su interpretación.