A fin de elaborar políticas públicas que garanticen el Derecho a la Protección de la Salud de las Personas Internas en Centros Penitenciarios, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió un Pronunciamiento, toda vez que el Estado debe proporcionar la asistencia médica necesaria que permitan una vida digna en reclusión.

Y es que la violación al derecho a la salud sigue siendo una de las principales quejas que se reciben.

Tan sólo de enero a diciembre de 2015, la CNDH registró mil 151 quejas por la negativa o dilación de atención médica, además de no proporcionar medicamentos en los centros de reclusión.

En este Pronunciamiento, el organismo nacional resalta ocho puntos, entre los que destacan; el fortalecimiento del sistema de prevención de enfermedades y del esquema de vacunación, agilizar la prestación de los servicios médicos, así como fortalecer la aplicación de sistemas permanentes de vigilancia epidemiológica.