La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) expresó su preocupación por los hechos acontecidos en la comunidad de Santiago Atlatongo, municipio de Teotihuacán, Estado de México, donde un grupo de civiles retuvo y lesionó a tres presuntos secuestradores.

A través de un comunicado, el organismo nacional deplora los actos de linchamiento o justicia por propia mano, toda vez que reflejan la pérdida de valores y muestran la violencia extrema de aquellos que exigen justicia pero se apartan de las normas de convivencia legales.

La CNDH reitera que aplicar la justicia por propia mano nunca será la opción para resolver presuntos actos delictivos por lo que rechaza toda forma de violencia al margen de la ley y solicita a las autoridades competentes investigar y aplicar, de ser el caso, el máximo rigor y sanción a los responsables, al tiempo que llama a la sociedad a construir una cultura de la legalidad.