Luego de que se diera a conocer una denuncia presentada contra el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, que argumenta que no se apegó a la ley y contribuyó a un linchamiento mediático contra los militares involucrados en el caso Tlatlaya, a través de un comunicado el organismo nacional aclara que:

La actividad del Ombudsman Nacional en éste y en todos los casos, se ha realizado en el ámbito de las atribuciones que le otorgan el artículo 102 de la Constitución, para investigar y determinar la existencia de violaciones a los derechos humanos.

Por ello, ni el presidente de la CNDH ni los Visitadores Generales podrán ser detenidos ni sujetos a responsabilidad civil, penal o administrativa, por las opiniones y recomendaciones que formulen.

La Comisión Nacional advierte que continuará dando seguimiento al cumplimiento que se dé a la Recomendación emitida por el citado caso.