La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó el asesinato del periodista Pedro Tamayo, sobre todo por la existencia de medidas de protección otorgadas a favor del comunicador tras haber sido amenazado.

Mediante un comunicado, el organismo internacional instó a las autoridades mexicanas a actuar de manera pronta y oportuna para investigar el crimen e identificar y sancionar a los responsables.

Y es que afirma que cuando delitos como éste quedan impunes, esto fomenta la reiteración de actos violentos similares y puede resultar en el silenciamiento y en la autocensura de los comunicadores.

La CIDH advierte en el documento de la situación de violencia contra los periodistas en México, toda vez que éste es el séptimo caso en nuestro país tan sólo en lo que va del año.